Alcoba

Fueron tres lunas de invierno
las que pasé entre tus brazos.
Cama y cuerpos fusionados
sin principio ni final.

Las horas que yo he pasado
humedeciendo mi rostro,
son constancia de un encuentro
que anegó mi corazón.