Décima de un feminicidio

Para no ahogarse en su sueño
le apeteció un desahogo
cuando la vió, ¡qué desfogo!
le juró, sería su dueño
y pondría en ello su empeño.

Flores, piropos y un rollo,
no le hicieron ni un meollo,
decidió, pues, muy hombruno:
de nosotros dos, alguno
debe acabar en un hoyo.

Author: estilógrafa

Soy la hija fruto de una noche de romance entre el Mar y la Luna. De mi padre heredé la pasión y la intensidad, y de mi madre lo polifacético.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s